Mocion sobre Disruptores Endocrinos

compartelo en las redes...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

La Normativa actual en nuestro Pais y Comunidad no protege a la población ni al medio ambiente de forma adecuada frente a unas sustancias extremadamente tóxicas, llamadas disruptores endocrinos, presentes en una buena cantidad de alimentos o productos que consumimos y utilizamos a diario de forma habitual.

Los disruptores endocrinos están relacionados con las principales enfermedades que afectan a la población en general, como cáncer, problemas de salud reproductiva, diabetes, obesidad, enfermedades neurológicas, etc. y que están alcanzando cifras epidémicas. Sin embargo, la fuerte oposición de la industria química está retrasando las medidas para eliminar estas sustancias.

Por ello, se necesita un gran esfuerzo en la erradicación de estos tóxicos, y acciones inmediatas desde las Administraciones para reducir el uso de disruptores, fomentar la contratación de productos libres de estos venenos en todos los ámbitos públicos, y paralelamente, una buena labor de divulgación entre la población, y especialmente, entre los profesionales de la salud.

Teniendo en cuenta todo esto, es por lo que nuestra Agrupación, Cabezón Puede SAL ha registrado yá hoy mismo en el Ayuntamiento, una MOCION proponiendo la adopción de medidas en nuestro Municipio, para combatir los disruptores, en aras de evitar problemas graves de salud pública que ya se viven hace tiempo por culpa de estas sustancias.

Os dejamos aquí, INTEGRA la Moción, que esperamos sea debatida ya en el próximo Pleno del Ayuntamiento, a finales de este més de Julio.

 

AL PLENO DEL AYUNTAMIENTO DE CABEZÓN DE LA SAL
Blanca Castañeda Venero, como Concejal de Cabezón Puede SAL en el Ayuntamiento de Cabezón de la Sal, presenta para su discusión y aprobación, si procede, la MOCIÓN para reducir la exposición de la población y el medio ambiente a disruptores endocrinos, de acuerdo a los siguientes motivos:

 

 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

 

Los disruptores endocrinos o alteradores hormonales (EDC por sus siglas en inglés, Endocrine Disrupting Chemicals), son sustancias ajenas al organismo capaces de alterar el funcionamiento del sistema hormonal, suponiendo un claro riesgo para la salud de las personas y la fauna silvestre.

 

Dichas sustancias se encuentran en numerosos productos de uso habitual como los productos químicos utilizados para el tratamiento de plagas y enfermedades y para el control de plantas adventicias en parques y jardines como insecticidas, fungicidas o herbicidas pueden contener contaminantes hormonales. Además se encuentran en envases de alimentos, fitosanitarios o productos de limpieza e higiene. En los últimos años se han retirado del mercado europeo algunos de ellos (por ejemplo los biberones de plástico con Bisfenol A), pero todavía es posible adquirir y emplear productos que cuentan con disruptores endocrinos entre sus componentes.

 

La exposición de la población a contaminantes hormonales presentes en el ambiente está relacionada con el incremento de importantes daños a la salud y enfermedades, incluyendo problemas de salud reproductiva (infertilidad, malformaciones congénitas), tumores y otras enfermedades hormono-dependientes (mama, próstata, testículo, tiroides), enfermedades metabólicas (diabetes, obesidad), enfermedades inmunológicas y alteraciones en el desarrollo del sistema neurológico, entre otras, según advierte un estudio reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS)[1].

 

Existen grupos de especial riesgo, como bebés, niños de corta edad y mujeres embarazadas, para los que es vital evitar la exposición a alteradores hormonales que puede comenzar en el mismo útero materno, dado que pasan al feto a través de la placenta. Muchos de ellos tienen carácter lipofílico y bioacumulativo lo que dificulta su eliminación y favorece su permanencia en algunos tejidos y órganos.

 

Según la Sociedad Española de Salud Pública y Administraciones Sanitarias (SESPAS), los niveles de disruptores endocrinos presentes en el organismo de la población en España (la llamada “contaminación interna”) son muy superiores a los de la población de otros países y amenazan la salud, el bienestar y la economía de nuestros ciudadanos y de nuestro Estado del bienestar[2].

 

El coste para los países de la Unión Europea derivado de las enfermedades relacionadas con disruptores endocrinos asciende a 157.000 millones de euros cada año, un 1,23% del PIB, según indica la Sociedad de Endocrinología (The Endocrine Society) en un artículo de 2015[3].

 

Además de los efectos directos en la salud humana, estos contaminantes tienen efectos negativos en el medio ambiente afectando a las poblaciones de fauna silvestre.

 

Ante estos hechos resulta imprescindible la aplicación de unos principios básicos que protejan la salud pública, mediante una regulación adecuada y la implantación de políticas para reducir el riesgo.

 

En Europa se está llevando a cabo una campaña de información a la ciudadanía y de lobbying con las autoridades de la Unión Europea “EDC-Free Europe” por una coalición de más de 70 grupos medioambientales de salud, de mujeres y consumidores de toda el continente (En España: ECODES y Ecologistas en Acción) que comparten la preocupación por el impacto de los disruptores endocrinos en nuestra salud y fauna silvestre.

http://www.edc-free-europe.org/

 

Los Ayuntamientos y las Comunidades Autónomas tienen un papel muy importante en la información y sensibilización de la ciudadanía sobre cómo reducir la exposición a sustancias tóxicas. Entre otros aspectos, las administraciones pueden ofrecer a través de sus páginas web y a través de sus programas de educación y sensibilización ambiental y de los programas de educación para la salud.

 

Por todo ello proponemos la siguiente

 

MOCIÓN

 

 

El Ayuntamiento de Cabezón de la Sal se compromete a:

 

Instar a la Comunidad de Cabezón de la Sal a adoptar las medidas que se incluyen a continuación en esta moción de reducción de la exposición a disruptores endocrinos, y a eliminar progresivamente el uso de plaguicidas, desarrollando políticas agrícolas y comerciales para la transición hacia un modelo de producción y consumo de alimentos ecológicos y de proximidad. Concretamente a:

 

  1. Evitar el uso de plaguicidas en espacios públicos.

Se evitará la fumigación de parques y jardines, el uso de herbicidas en espacios públicos y la fumigación de centros escolares, centros sanitarios y otros lugares públicos cerrados para no exponer innecesariamente a la población a contaminantes hormonales. Se prohibirá expresamente el uso de glifosato y de otras sustancias relacionadas en la lista de posibles disruptores endocrinos (http://www.ecologistasenaccion.org/article7721.html). Como alternativa, se utilizarán preferentemente métodos de lucha contra plagas y de control de malas hierbas que no impliquen el empleo de sustancias químicas tóxicas.

 

  1. Fomentar el consumo de alimentos orgánicos en guarderías, comedores escolares, residencias y centros hospitalarios.

La alimentación es una de las principales vías de exposición a sustancias nocivas. Para reducir la exposición a contaminantes hormonales a través de la alimentación el Ayuntamiento de Cabezón de la Sal fomentará en los comedores escolares y residencias una dieta variada, que persiga reducir el consumo de pescados y carnes grasas; favorecerá el consumo de alimentos orgánicos; evitará los envases que contengan bisfenol-A, ftalatos y otros disruptores endocrinos; y evitará calentar y cocinar alimentos en envases y utensilios que contengan estas sustancias (plásticos, teflón, etc.).

 

El Ayuntamiento de Cabezón de la Sal implantará estas medidas directamente en todos los comedores  y residencias bajo su responsabilidad y fomentará la aplicación de estas medidas en centros privados.

 

  1. Informar y formar a profesionales de la salud y educadores sobre los riesgos de los contaminantes hormonales, sobre las principales fuentes de exposición y sobre cómo reducirla.

El Ayuntamiento de Cabezón de la Sal organizará jornadas informativas y formativas   dirigidas preferentemente a los profesionales en contacto con familias, jóvenes, niños y adolescentes, como son los médicos de familia, pediatras, matronas y personal de enfermería. También elaborará los materiales necesarios (guías, folletos, etc.), para informar a estos profesionales de la importancia de la medicina ambiental y de los riesgos para la salud de la exposición a contaminantes hormonales. De esta manera estarán capacitados para ofrecer recomendaciones a los pacientes de cara a reducir la exposición a sustancias tóxicas, al igual que hacen ya en otros países europeos. También se organizarán jornadas y materiales dirigidos específicamente a educadores de todos los niveles, quienes deben estar informados y formados para poder transmitir a niños y adultos los beneficios de la evitación de alteradores hormonales como un hábito de vida saludable.

 

  1. Promover el uso de productos libres de disruptores endocrinos a través de contratas y compras públicas.

Las Administraciones públicas españolas gastaron en obras, bienes y servicios 165.000 millones de euros en 2011, siendo, con diferencia, el principal agente del mercado. La limitación de la presencia de contaminantes hormonales y otras sustancias de riesgo en las contratas y compras públicas, no solo reducirá la exposición de los trabajadores y usuarios de centros públicos, incluyendo centros escolares y sanitarios, sino que además impulsará la presencia de productos más seguros en el mercado, y apoyará así a las empresas que ofrecen productos no tóxicos libres de disruptores endocrinos.

 

El Ayuntamiento de Cabezón de la Sal se compromete a reducir progresivamente el uso de sustancias relacionadas en la lista de posibles disruptores endocrinos (http://www.ecologistasenaccion.org/article7721.html) y a incluir cláusulas que eviten su uso en los pliegos de condiciones de las contratas y compras públicas.

 

  1. Promover la reducción del uso de plásticos.

Los plásticos son una de las fuentes más importantes de contaminación hormonal debido a sus componentes (bisfenol A y ftalatos entre otros). El ayuntamiento de Cabezón de la Sal promoverá entre sus habitantes una reducción del uso de plásticos a través de campañas de información en colegios, bibliotecas, residencias y comercios. También se adoptarán medidas para reducir su utilización en instalaciones y edificios públicos.

 

  1. Informar anualmente al Pleno del Ayuntamiento y a la ciudadanía a través de su página web sobre los avances en el cumplimiento de este acuerdo.

 

En Cabezón de la Sal, 4 de Julio de 2017

 

[1] Bergman A, Heindel JJ, Jobling S, et al, editors. State of the science of endocrine disrupting chemicals – 2012. Geneva: UNEP/WHO; 2013.  Disponible en: http://www.who.int/ceh/publications/endocrine/en/index.html

[2] Carta de SESPAS a la Ministra de Sanidad. Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno de España. http://www.sespas.es/adminweb/uploads/docs/Carta%20EDC.pdf

[3] Trasandre et al. Estimating burden and disease costs of exposure to endocrine-disrupting chemicals in the European unión. J Clin Endocrinol Metab. 2015 Apr;100(4):1245-55. Disponible en: http://press.endocrine.org/doi/10.1210/jc.2014-4324?url_ver=Z39.88-2003&rfr_id=ori:rid:crossref.org&rfr_dat=cr_pub%3dpubmed

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *